El concepto de embrión y las invenciones patentables: a la espera de una nueva sentencia del tribunal de justicia de la UE

Por Gregorio Plaza. Magistrado. Miembro de CiViCa.

El pasado 17 de julio, el Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Pedro Cruz Villalón, presentó sus conclusiones en el asunto C‑364/13, “International Stem Cell Corporation contra Comptroller General of Patents”

Se trata de la petición de decisión prejudicial planteada por la High Court of Justice of England and Wales, Chancery Division (Patents Court) del Reino Unido, que pretende analizar el significado de la expresión «embriones humanos» contenida en el artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva 98/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 1998, relativa a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas.

Científicos británicos crean embriones humanos sin esperma

Publicado por CORDIS, Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo, el 14 de Septiembre de 2005

Paul de Sousa de la universidad de Edimburgo anunció en el Festival de la ciencia BA de Dublín el éxito logrado por su equipo en la creación de "embriones vírgenes", o “partenotes”, al estimular en un óvulo humano la división como ocurre en un embrión sin que la célula del esperma masculino aporte material genético alguno.

La noticia surge justo un día después de que la Autoridad de fecundación humana y embriología británica autorizara la transferencia de los componentes de un embrión humano a un óvulo sin fecundar de otra mujer, algo que excede los límites de la investigación reproductiva.

Una amarga derrota

Por Eugenio Nasarre, diputado del PP, exsecretario General de Educación – Publicado en Páginas Digital el 26 de Septiembre de 2014.

Quiero transmitir a los amigos de estas Páginas los sentimientos que me embargan estos días. Me perdonarán, pero no puedo por ahora hacer otra cosa. Tiempo habrá, si Dios lo quiere, para hacer los análisis de lo que ha pasado, porque el asunto claro que se lo merece. Lo que siento es la amargura de una gran derrota. Cualquier derrota tiene sabor amargo, pero lo tiene mucho más cuando es por una noble causa. Siempre he pensado que la política sólo vale la pena para luchar por nobles causas, que son las que la legitiman y le dan dignidad.

Pasar de la política y centrarse en las ideas

Por José Manuel Belmonte (Dr. en Ciencias Humanas por la Universidad de Estrasburgo, miembro de CiViCa)

El  Partido Popular ha demostrado que, en política, no se debe confiar en nadie. Esperar que este partido o cualquier otro, nos exima de la responsabilidad de nuestras acciones, es una locura.

Las manifestaciones Pro-Vida del fin de semana, han servido para que el Gobierno se retrate. Me alegro que, por fin ellos se hayan aclarado, y que los ciudadanos sepan  que la responsabilidad de lo que votan y de lo que decidan, es suya. Aunque no lo parezca, los políticos  también tienen una responsabilidad social y humana, en el presente y de cara al futuro. Justificar el incumplimiento de una promesa electoral alegando la búsqueda de consenso, cuando la sociedad sabe que, la verdadera causa está en los sondeos, suena a tomadura de pelo.  Es decir: “eso, mejor no tocarlo que quita votos”. Que cada palo aguante su vela.

Llamar a las cosas por su nombre. Un verdadero reto para los católicos

Por Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares. Publicado en la Web del Obispado de Alcalá el 25 de Septiembre de 2014

1. El Presidente del Gobierno de España y del Partido Popular ha confirmado la retirada de la reforma de la ley del aborto que pretendía “limitar” cuantitativamente el “holocausto silencioso” que se está produciendo. Mantener el derecho al aborto quiebra y deslegitima el supuesto estado de derecho convirtiéndolo, en nombre de la democracia, en una dictadura que aplasta a los más débiles. Ninguna ley del aborto es buena. La muerte de un solo inocente es un horror, pero “parecía” que “algo” estaba cambiando en las conciencias de algunos políticos relevantes respecto del crimen abominable del aborto (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51).Dicho esto conviene denunciar, con todo respeto a su persona, que el Presidente del Gobierno ha actuado con deslealtad respecto a su electorado al no cumplir su palabra en esta materia, explicitada en su programa electoral; también ha actuado con insensatez pues ha afirmado que lo sensato es mantener el “derecho al aborto”, es decir, el derecho a matar a un inocente no-nacido, el crimen más execrable. Además ha faltado a la verdad, pues su partido tiene mayoría absoluta en el Parlamento y, sin embargo, afirma que no hay consenso, algo que no ha aplicado a otras leyes o reformas infinitamente menos importantes.

Distribuir contenido